viernes, 3 de julio de 2009

Heart in a cage.


Descubrì que estoy EXTREMADAMENTE sensible, a tal punto que creo que puedo llegar a llorar viendo la película màs alegre del mundo. No sè què carajo me pasa, me tienen todos muy harta (lo cual indica que si todos me fasidian, el problema soy yo).

Varias personas me dijeron que estaba rara, de mal humor, suceptible y mis viejos me retan porque los trato mal y me largo a llorar, es qu eno entienden que YO TAMPOCO SÈ QUÈ CARAJO ME PASA. Creo yo que es una acumulaciòn de cosas, eventos, personas, encierro, miedos, frustraciones, recuerdos que ultimamente me atormentan màs y màs.

No sè què onda, me quiero ir de mi casa con urgencia. Es màs el dìa lunes a la noche si no me equivoco planiè todo el plan de escape, con plan B y todo. Pero no lo puedo llevar a cabo por dos razones: 1) iba a llevarse a cabo mañana, luego de mis actividades de los sàbados, pero claro, la porcina cancelò esas actividades y mis papàs no me dejan salir de casa. 2) No tengo muchos ovarios (pero creo que me agarro una vez màs con mi vieja y me voy a la garcha).

Me da miedo estar asì, me siento dèbil y desprotegida. Necesito un cambio urgente (y un abrazo enorme tambièn). Y la chanchuna esta de mierda que limita mi acceso a abrazos y cariño porque CLAAAAAAAAARO no puedo salir porque mis papases no me lo permiten (comprendo que es grave) y estan obsecionados completamente.

Las cosas no pueden andar peor porque no les da el tiempo.



(Tengo ganas de leer algo genial asi que cualquier recomendaciòn es vàlida)

4 comentarios:

  1. Es horrible sentirse así, pero ¿sabes que?, las cosas pasan, asi que tranqui, que la semana que viene te vas a olvidar de todo y estar ree bien!
    Leé de amor y de sombra, de isabel allende, no sabes que lindo libro!
    ja, besote genia, que estés mejor :)

    ResponderEliminar
  2. Oh si, me siento igual.
    No sé, leete alguno de Edgar Allan Poe, lo amo (:

    ResponderEliminar
  3. Lee Solitario de Amor de Cristina Peri Rossi. A mi me encantó, y precisamente cuando me sentía así, lo leía y entre más ganas me daban de desgraciarme más me conmovía la tragedia ajena y me decía una reverenda imbécil por no saber qué coño nos hace la vida para quedarnos así. Raro, no?

    Un saludazo!

    ResponderEliminar